Finalizando la misión a Haití

Gracias a Dios estamos bien, movernos en la ciudad de Puerto Principe no es facil. Llegamos a Puerto Principe desde Santo Domingo, ayer como a las 4:00 de la tarde y para mobilizarnos tuvimos que tomar los taxis de aca (las motos) y asi nos llevaron a cada uno en moto en medio de un gentio abrasando nuestras maletas, esquivando el barro los vehiculos y la gente que se nos cruzaba. Despues de 20 minutos llegamos al aeropuerto y porsupuesto pagando mas dinero del que habiamos acordado esa es la principal razón que me gustaría ser negrito y hablar un perfecto Creol, ya que el ver un blanco para ellos significa dinero. Muchas personas quieren hacerse cargo de nosotros, para despues recibir una propina. Bueno después de esperar 1 hora llega el otro grupo en una van y otro grupo se acerca a ayudar para recibir algo. Llenas las piernas de picaduras, pies cansados, y con muchas experiencias que contar nos abrazamos para seguir la misión que Dios nos ha encomendado. Alli estuvimos como por una hora mas hasta que llego un vehículo de la ONU en el cual venía nuestro hermano David Pino un hermano en Cristo y SubOficial de la Fuerza Aérea junto a otro hermano. Allí nos saludamos y nos recibió con mucho cariño. Salió una emergencia y nuestro hermano David Pino salió llevandose nuestras maletas, esperamos verle el domingo cuando nos regrecemos al aeropuerto antes de salir de Haití.

Comenzamos a hablar con un siervo de Dios del Congo, que hablaba ingles, para que nis ayudara a encontrar hospedaje, los hoteles se nos escondieron y estabamos rogando a Dios que nos guiara para encontrar donde pasar la noche, ya que era muy tarde y muy peligroso salir a Gonaive, en donde el Esíritu Santo nos ha dicho que pasemos.

Muy preocupados estabamos cuando se detiene un vehículo y al hablar con un joven que era japones/dominicano, el también trabaja para la Minustah, al explicarle nos llevo gratis a un hotel. Gloria a Dios ya que en medio de todas las dificultades envía a sus ángeles.

Llegamos al hotel y supuestamente nos cobrarían mínimo $140.00 y Dios permitió que conocieramos a una haitiana que nos ayudó y solo salió $50.00 por cada uno.

Después hablando con ella desendio la bendición de Dios y tocó su vida, cantamos, compartimos hasta tarde de las cosas de Dios, ahora esperamos a un guía que nos llevará a Gonaives y todavía nuestra hermana Guetty no se quiere separar de nosotros. Gloria sea a Dios por su inmenso amor y protección.

Hay fotos disponibles en nuestro grupo en Facebook, pueden verlas pinchando aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *