¿Será importante participar de la Escuela Dominical?

Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman a Jehová vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley. Deuteronomio 31:12

ORIGEN: Entre los años 1825 a 1830 un impresor americano llamado Robert Raikes se dio a la tarea de traer niños a su casa todos los domingos para enseñarles a leer, el libro de texto que utilizaba para ese menester era la Biblia.
Cuando llegó a oídos del evangelista Juan Wesley esta noticia, le interesó mucho e inició un gran movimiento de enseñanza dominical y fue así como surgió la escuela del domingo.
En Inglaterra y Estados Unidos, alrededor de 1830, se fundaron en el Oeste, escuelas dominicales, con el fin de colectar dinero para ayudar a misioneros que se hicieran cargo de la educación cristiana de niños.
Entre los años 1832 a 1859 se llevaron a cabo varias convenciones dominicales que finalmente acordaron la fundación de la Asociación Internacional de Escuelas Dominicales en 1907.
Actualmente la escuela dominical es un departamento importante dentro del organismo de la iglesia cristiana. Es un órgano vital basado en Deuteronomio 31:12
La escuela dominical otorga a las personas que ejercen el magisterio eclesiástico, las mejores oportunidades para la enseñanza y la formación de los niños que integrarán la iglesia del futuro. Según muestras estadísticas, elaboradas por expertos en encuestas, de la escuela dominical surge el 85% de obreros y el 95% de ministros.

En los Estados Unidos la estadística actual, muestra la escala descendente en relación a este servicio.
Todas las mañanas de día domingo una verdadera guerra espiritual por ocupar ese precioso tiempo que le corresponde a la Escuela Dominical: Dormir, descansar, supermercado, compras, lavado, planchado, cuentas, parque, deporte, visitas, etc.

La escuela dominical ya no es llamativa, la iglesia prefiere los servicios efervescentes, antes que el estudio sistemático de la palabra de Dios, el punto es que sin doctrina ningún avivamiento ni la iglesia misma podrá mantenerse con vida.
El estudio de la palabra de Dios debe ser fundamental en la vida de cada cristiano y por esta presión que hacen nuestros enemigos (el mundo, el demonio y la carne), debemos orar a Dios para que Él nos de la victoria y podamos atender este importante servicio. Especialmente si tenemos niños en el hogar. Es el deber de los padres ayudar al crecimiento espiritual de sus hijos participando de las reuniones de la enseñanza de las sagradas escrituras. “La semilla del consejo plantada a temprana edad, evita los malos hábitos”. El incorregible se corrige y lo chueco se endereza, todo lo puede hacer la palabra de Dios.

Mamita Papito, sino quieres verte envuelto en problemas que amenazan a la sociedad en los días actuales, especialmente a los niños y jóvenes y estar exento del sufrimiento y quiebre que estos conllevan. Invierte hoy llevando a tus hijos a la Escuela Dominical.

La Escuela Dominical es muy importante, es la estructura educacional que enseña la Biblia y doctrina en cada iglesia local, es el comienzo de cada niño en su inclinación y deseo de ser como el modelo presentado en las escrituras por el Padre, ese perfecto enviado del cielo, al cual desde esa temprana edad, muchos deciden seguirle y entregar sus vidas para el engrandecimiento del reino de los cielos.
Es en esas aulas en donde muchos siervos han dicho amen, a la invitación del profesor, quien siendo guiado por el Espíritu Santo y con aquella inspiración divina ha enseñado a lo que el sublime Dios llama al hombre.
La Escuela Dominical también es importante para discipular, el llamado en la gran comisión es también hacer discípulos, y para esto hay que dedicar tiempo a la enseñanza, las clases divididas por edades sirven para presentar el evangelio de una forma comprensible. Mateo 28:19-20

En nuestra iglesia, cuantas gracias tenemos que dar a Dios, que Él haya movido a nuestro Superintendente Willis Collins Hoover, para que haya implantado, “La Escuela Dominical”, sin lugar a dudas que movido por una visión venida del cielo, para educar a muchos, que deseosos de ser parte del movimiento pentecostal de aquellos primeros años, querían aprender las sagradas escrituras.

Hoy en nuestras iglesias. Dios bendiga a cada hermano que ha sido llamado al profesorado, para que sepa cumplir con su deber: invitando, impulsando, visitando y poniendo todo lo que este de su parte, participando de los estudios bíblico en su iglesia local, para así ser buenos ejemplos para sus alumnos. Y, a cada alumno que siente el deseo constante de estar presente en este hermoso servicio.

Hago un llamado a los que han dejado de asistir, a que vuelvan a considerar esta maravillosa oportunidad, recuerdo que cuando asistían los alumnos a la escuela dominical había que ponerle presente con un puntito y si faltaban con una cruz.
¿Cómo se verá tu nombre en esa lista, puros puntitos hermosos sinónimo de un crecimiento en el conocimiento de las escrituras, o parecerá un cementerio con tantas crucecitas?

Dios nos dirija y podamos considerar lo que otros están abandonando.

Pastor DF

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.